Noche de ánimas… con música

    hallo1

    Todos Los Santos, Samhaim, Halloween, Día de los muertos, Nueche d’ Ánimas… La noche del 31 de octubre pide una banda sonora y en Premio Ruido hemos creado una playlist muy especial. Una serie de bandas góticas (en su momento, algunas de ellas también llamadas “siniestras”) en castellano. 

    Los góticos son una de las subculturas juveniles más sugerentes de después de la II Guerra Mundial. Ideal para marginados, outsiders, raros y toda ralea que se sentían como en casa entre tinieblas. ¿Y cómo es una subcultura llegó a recibir el nombre de unos pueblos germanos, los godos (góticos)?

    El camino comienza con la fiebre iniciada por Horace Walpole en 1764 con su libro “El castillo de Otranto” y llega a la música cuando Tony Wilson de Factory la aplica por vez primera a una banda –Joy Division– en 1979.

    Este libro de Walpole llevaba como subtítulo “Una historia gótica”. Provocó una verdadera fiebre; eran narraciones llenas de morbo en turbios ambientes, con la muerte sobrevolando y que encajaban perfectamente en esos paisajes ingleses de Yorkshire. Pero desde las islas, gracias a escritoras como Clara Reeve o Ann Radcliffe llegaron al continente. Se sumaron Mary Shelley, Emily Brönte y ya el norteamericano Edgar Allan Poe. La Inglaterra victoriana fue el caldo de cultivo ideal para este género. Drácula también tuvo que ver así como la película “Nosferatu” de Murnau. Y es que la subcultura gótica siempre ha sido mucho más que música. Literatura, cine y, por supuesto, filosofía ya que la preocupación por la muerte, o ciertas preocupaciones vitales cuestiones son básicas para los góticos. Una subcultura escapista y que, aparente, menos se refieren a cuestiones políticas.Pero, si tenemos en cuenta, que los personal es político, cabría un intenso debate. 

    En España, lo gótico llegó con cierto retraso, pero con más fuerza de la que parece. Si bien no hubo un grupo de carácter gótico que alcanzase el mainstream (excepto, tal vez, Gabinete Caligari, que llegaron al éxito masivo una vez que dejaron de ser “siniestros”), sí hubo numerosas bandas que tenían seguidores activos y llamativos. ¿Por qué ninguna banda gótica ha triunfado en España? Tal vez la razón haya que encontrarla en el carácter festivo nacional, en las ingentes horas de sol, en la alegría de un pueblo que vive en la calle. Pero grupos hubo. Y muchos. Un reciente y estupendo libro “NegrOscuro. Onda siniestra y afterpunk en España” (Editorial Milenio) de Pablo Martínez Vaquero nos muestra esta escena con detalle.

    Tal vez los más reputados sean Décima Víctima, tan distintos, tan pioneros en casi todo que encabezan con todos los honores y méritos esta playlist.

    Continuan Parálisis Permanente (cuyo primer EP, en 1982, fue compartido con Gabinete Caligari) con Eduardo Benavente luciendo oscuridad y superioridad a partes iguales. Benavente también produjo el disco de Seres Vacíos de Ana Curra, que mantenía la línea Siouxie, que con discos como “The Scream” fueron, junto con The Cure, los grandes impulsores de este género.

    Nueva Religión desde Bilbao (no confundir con el grupo Religión de Córdoba) apenas editaron un tema en el disco recopilatorio “Sintonía Independiente” (1983), pero es buena muestra de que la política no es sólo lanzar consignas. Tres chicas y un chico y una visión románica de los cementerios, eran una extravagancia total en la Euskadi donde a principios de los 80, la muerte y el dolor estaban muy presentes en la vida cotidiana.

    Monaguillosh también con presencia femenina en la banda, desde Madrid no llegaron a grabar un LP , pero sí que registraron varias canciones y también tuvieron su paso por el programa “La edad de oro” antes de separarse. 

    Polansky y el ardor, con su característico saxofón, también tendrían corta vida. No son percibidos como “oscuros” porque su tema estrella “Ataque preventivo de la URRS” ofrecía una cara más amable. 

    Orgullo de España (desde Barcelona, provocando) tenían más resonancias The Cure que el resto de bandas góticas. También con notable presencia femenina y también de corta vida, aunque llegaron a grabar en Londres.

    En Mexico, el 31 de octubre celebra como en ningún otro sitio del planeta y ha desarrollado una poderosa escena underground. Desde los primeros Caifanes a El Clan. A diferencia de España, hay clubes y se mantiene muy activa. Suelen usar habitualmente el nombre “dark” en vez de “gótico”, y en cuanto a sonido no tiene tanto que ver con el afterpunk sino que está más vinculado al rock duro o bandas como Him. Un buen ejemplo serían Trágico Ballet de Guanajuato.

    Desde San Sebastián, la niebla, la lluvia y el recogimiento impulsaron grupos como La Dama se Esconde procedentes de Agrimensor-K. Tal vez, fueron quienes más cerca estuvieron de alcanzar el éxito. Cierran la lista Las Novias de Zaragoza, que tuvieron su primer disco producido por Bunbury y se hicieron realmente populares, pero sólo en Aragón. Y es que el sol no sale nunca en la casa de la oscuridad. 

    Puedes escuchar la lista aquí.