SOLEÁ MORENTE: «No creo en ninguna religión en concreto, creo en el milagro que es estar vivo”

    sole1

    Soleá, es un verdadero orgullo poder entrevistarte para Premio Ruido. 

    ¿Cuáles son tus referentes a la hora de escribir canciones? ¿Hay algún artista que destaque sobre otro y esté en la parte alta de tu podium de ídolos?

    Hay muchos artistas que me inspiran muy diferentes los unos de los otros, como por ejemplo, Bob Dylan, Leonard Cohen, David Bowie, Morente, Camarón, Cocteau Twins, Stereolab o por ejemplo, Family, recuerdo el primer día que escuché el disco de “Un soplo en el corazón” o La Niña de los Peines. 

    En general no soy muy fanática de nadie en concreto, va por épocas.

    Has trabajado con algunos de los productores con más talento de la escena, aunque su personalidad siempre se impone. ¿Qué puedes decir de cada uno de ellos?

    Martin “Youth” Glover (Killing Joke) me parece un músico con una visión muy interesante, original y sorprendente del arte y la vida.  Mi primer trabajo discográfico “Encuentro” fue mezclado por él en su estudio en Albuñuelas. Le aportó esa visión psicodélica y al mismo tiempo, poco convencional que le caracteriza. También gravé con Alonso las voces de “Ya no sólo te veo a ti” en su inspirador estudio. Me parece una persona genial.

    El Guincho, aún no he tenido la oportunidad de trabajar con Pablo. Antes de que saliese mi primer disco “Tendrá que haber un camino” estuvimos apunto de hacer algo juntos. Le admiro muchísimo, es uno de los mejores músicos de la escena musical actual que ofrece un sonido muy sorprendente en su música reflejo de sus influencia culturales. Un crack.

    Alonso Díaz (Napoléon Solo) tiene una capacidad de creación diría yo casi sobrenatural. Trabajar con él ha sido muy importante para mí.

    David Rodríguez (La Estrella de David), desde la primera vez que escuché una canción suya que fue “Cuando te dejé” me hice fan absoluta hasta llegar a convencerle para hacer  juntos lo que será mi tercer disco en solitario que sale a finales de enero.

    Desde aquí te damos la enhorabuena por esa revisión de “La misa que voy yo” de Fernanda de Utrera. Es muy interesante escuchar canciones de carácter tan distinto en un mismo disco. 

    ¿Existe mucha diferencia entre abordar esa pieza o un tema como “Baila conmigo”?

    Para mí no, de hecho la intención de alternar cantes y canciones es mostrar que cuántos más idiomas hable uno más se entenderá consigo mismo y con  el resto del mundo. 

    En el fabuloso videoclip de “Ya no sólo te veo a ti”, se emplea numerosa imaginería católica. ¿Eres creyente? Si es así, ¿se refleja en tu música o en tu directo?

    No creo en ninguna religión en concreto, creo en el milagro que es estar vivo y en aquello inaccesible al ser humano. Aquello que no se puede explicar con palabras y que sólo se puede sentir.

    Sabemos que eres una ávida lectora, además de Licenciada en Filología Hispánica. ¿Qué autores prefieres? ¿Poetas?

    Leo todo tipo de literatura, desde poesía clásica, novelas, diarios etc… Ahora por ejemplo, estoy leyendo Diario de rodaje de la Bella y la Bestia de Jean Cocteau y aparte un libro de poesía de Alejandra Pizarnik que me ha regalado mi amiga Aitana. Me ocurre como con la música, no tengo preferencias por géneros ni etiquetas.

    ¿Cómo fue la experiencia de actuar en la obra “Yerma” de García Lorca? 

    Fue una experiencia que llegó de manera inesperada y al mismo tiempo ha sido determinante en mi formación como artista. Estuve un año de gira con función casi todas las semanas. Ha sido un bagaje fundamental tanto personal como profesionalmente, de hecho ahí empezó una relación muy íntima con el oficio del arte.

    Tienes sangre gitana, en concreto de la respetadísima parte de El Rastro de Madrid. Ahora participa en el proyecto  #GitanasEnEstéro, ¿puedes explicarnos en qué consiste?

    Un proyecto o una iniciativa en ayuda a las mujeres desfavorecidas en la población gitana. Yo me uno a cualquier iniciativa que haga falta para apoyar los Derechos Humanos.

    ¿Qué sentiste cuando fuiste finalista de #PremioRuido con tu álbum debut o fuiste escogida tercer mejor disco por El Mundo en 2018? ¿Da ánimos o añade una considerable responsabilidad?

    Me hizo muchísima ilusión, todos necesitamos el cariño, el calor y el afecto para seguir adelante.

    ¿Madrid o Granada?

    Qué dedo me corto que no me duela. Las dos.

    A menudo te preguntan por tu padre, pero sin embargo parece que no te preguntan tanto por tu madre, a quien te pareces mucho y mujer de un enorme y personal talento tanto en escena como en el lienzo. ¿Qué has heredado de ella?

    Todo el mundo me dice que me parezco mucho físicamente a ella y no hay mayor halago. Mi madre nos ha enseñado a cantar y a bailar a mí y a mis hermanos desde muy pequeñitos. No puedo estar más orgullosa de mis padres, los dos son geniales. Mi madre anda preparando su próxima exposición que aún no nos quiere desvelar en qué está trabajando pero seguro que nos sorprenderá.

    Hace unos meses, en el Museu Picasso de Barcelona, toda la familia Morente participó en la performance “Compases, silencios y libertad”. Háblanos por favor de este acontecimiento.

    Se trata de una performance que ha producido y dirigido  mi madre sobre Las meninas de Picasso donde se reivindica la libertad de la mujer. Una reflexión acerca de cómo está el mundo actualmente, en el que impera más el poder, el dinero que los corazones. En esa performance yo interpretaba a la Infanta Margarita, la libertad que nunca consiguió.

    Has pasado de Sony a Elefant. ¿Cómo se produjo el cambio y cómo la ha recibido en su nuevo sello?

    Estoy muy contenta con Elefant, un sello que he admirado siempre, todo lo que hacen me gusta. Formar parte de ellos y trabajar con ellos me hace especial ilusión.

    ¿Qué estás tramando con su próximo disco?

    De nuevo, emprendo un viaje hacia un lugar donde todavía no he estado. Esa es la sensación.