SOLEÁ MORENTE: INDIE, FLAMENCA Y GITANA. RASTRO Y ALBAICÍN

    sole1

    Soleá Morente (Madrid, 1985) es uno de los maniantales más caudalosos y extraordinaria de la música popular actual. Morente es una fuente de la que sale agua, pero también vino y hasta licores de alta graduación. Es creatividad fértil y cambiante cuya brújula apunta hacia la piedra blanca y alta del Albaicín granadino o en al estructurado desorden del Rastro Madrileño. Soleá Morente es un surtidor que varía de sustancia según atiende a la llamada de su propia inspiración.

    La personalidad mutante de Soleá procede de su doble formación. Por un lado, creció bajo la influencia de la tradición oral presente en su familia; por otro, sus estudios de filología hispánica en la Universidad o el máster en Estudios Avanzados de Literatura Española e Hispanoamericana. También ha bebido de la heterodoxa mirada hacia la tradición flamenca de su padre, pero mantiene un fuerte vínculo con la escena más indie del sur español. Y es que ella creció en Granada, la ciudad mágica en la que Lorca y Falla se propusieron recuperar el flamenco, pero que es faro de la música independiente actual. Pero también nació y ha vivido en Madrid, gran urbe cosmopolita, puerto interior, lugar de intercambio así como villa de fuerte arraigo flamenca y gitana.

    Soleá Morente, como una Alicia en el país de las maravillas de la música, da un paseo por un paisaje que sólo le pertenece a ella. Por eso, en su obra escuchamos ecos del “Sonido caño roto” y, otras veces, de Pic-Nic. Morente parte del poder de la palabra, de la narración bien estructurada y verosímil para viajar a otros lugares sonoros. A veces, rememora al Benjamin Biolay de “Rose Kennedy” o visita a la Françoiz Breut más lírica. También es capaz de combinar a Camela con Las Grecas y llevarlas al mundo del baile de Fangoria.

    Su creatividad, siempre agua en movimiento, pasa de un caudal a otro caudal sin permanecer nunca demasiado tiempo en el mismo cauce conocido. Ella es baile sonoro, música en movimiento, poesía viva y también actriz (La podemos ver en la última película de Jonás Trueba, “La virgen de agosto”).

    Su compromiso con los (en este caso, las) más desfavorecidos queda patente en su colaboración con el proyecto #GitanasEnEstéreo.

    Su carrera musical comenzó con Los Evangelistas (parte de Los Planetas y Lagartija Nick), pero en solitario debutó con “Tendrá que haber un camino” (2015, Sony Music), disco con el que estuvo nominada a #PremioRuidoByStubHub y que llamó tanto la atención de la prensa que El País la nombró artista revelación del 2015.

    Siguió con “Ole lorelei” (2018, Sony Music), tercer mejor disco para los críticos de El Mundo, sólo por detrás de Rosalía y C. Rosenvinge. Ese mismo año recibió el premio Princesa de Girona de las Artes y las Letras, sin duda uno de los reconocimientos más importantes que ha recibido. Además, aparte de sus dos álbumes, ha lanzado una serie de singles que siempre van acompañados de exquisitos videoclips.

    El 25 de octubre, bajo el amparo del sello Elefant, Soleá Morente publicará su nuevo single. Esperamos con ansia este nuevo trago de su fuente inagotable.