«Me hubiera quedado en los 2000s antes de la crisis. Con MySpace incluido»

    aries1

    ¿Cómo consigues citar a Val de Omar, Thoreau o a Hannah Arednt sin sonar pretenciosa?

    Bueno, ellos hablan de cuestiones que nos atañen a todos; se dirigen a la humanidad y tratan asuntos universales que todos podemos pensar o sentir. Así que creo que no hay por qué sonar pretencioso, hablan de nuestra existencia y nuestro mundo. Yo les hago guiños porque soy fan de ellos y me inspiran mucho y deseo compartir estos amores con la gente.

    Igualmente mis pensadores, artistas, profesores o amigos favoritos se comunican súper tranquila y generosamente, sin pajas intrincadas, incomprensibles o pretenciosas; creo que cuando eso ocurre, suele ocultar ignorancia o inseguridad.

    Por qué la alegría está tan poco considerada en el arte o en la música?

    Para mí tanto la alegría como la tristeza son igual de bellas e interesantes en el arte. Las dos forman parte de todos nosotros y mola cantar a ambas; mola cantarle a todo lo que quieras. Pero sigue existiendo el cliché de artista torturado, con una vida convulsa y destructiva, como si eso fuese más valioso y real artísticamente. Como si los tristes fueran más sensibles a la realidad y la gente alegre fuese alegre por ignorancia. Yo me identifico mucho más con gente que hace las cosas desde la pasión y el amor, no desde el demacre. Gente como Madlib, Kiko Veneno o Yo la Tengo, por ejemplo.

    Conmigo existe esa idea preconcebida de que mi música es súper alegre, el otro día alguien me describió como “la más buenrrollera de la escena”, me sentí como Poochie el perro surfer de los Simpsons (risas). A mí me parece reduccionista ya que mi música contiene emociones de todo tipo. Pero sí es cierto que prefiero construir y soltar luz. 

    Has hablado abiertamente de fumar maría, ¿Ayuda la maría para escuchar tus discos?

    No me gusta hacer apología de ninguna droga pero como me lo preguntas pues la verdad es que me gusta mucho fumar y escuchar discos. Un disco como Juramento Mantarraya, que tiene muchos sonidos y texturas, es divertido para escuchar fumado pero obviamente también los puedes disfrutar fresco como una rosa, sin ayuda de nada. 

    En Vigo estás haciendo los discos más increíbles de tu carrera. ¿Te influye algo la ciudad donde vives? 

    Sí, sin duda. En Vigo he podido dedicarme plenamente a componer y producir. Tengo una calidad de vida muy grande y un montón de lugares preciosos a los que escapar. Además hay gente súper inspiradora aquí como Tulip, BFlecha o Lamprea Explosiva. 

    ¿Podrías describir las ciudades donde has vivido en una frase? La primera que te venga a la cabeza. 

    Bilbao es mi raíz. Madrid es una bola de energía. Vigo es una bahía secreta. 

    ¿Cómo te sientes que tu distribuidor internacional -o en EE.UU, es K Récords?

    Siento una gran suerte porque el disco puede encontrarse en muchos lugares y tiendas muy buenas; está muy bien distribuido. Y es un honor formar parte de un sello que ha sacado grupos de los que soy fan desde pequeña.

    ¿En qué época te hubiera gustado vivir?


    Me encanta esta pregunta. Hombre, hay muchos períodos históricos que me hubieran gustado presenciar. Pero creo que esta es mi época y es donde debo estar; la amo aunque también me preocupa muchísimo. Bueno, ahora que lo pienso igual me hubiera quedado en los 2000s antes de la crisis. Con MySpace incluido. 

    Sabemos que te encanta Maruja Mallo, en esta casa somos fervientes admiradores. ¿Qué otros pintores escoges?

    Soy fan de muchos. Me flipan Chagall, Rosseau, Boticelli, Velázquez, Sonia Delaunay, Anselm Kiefer, Gerhard Richter, Antonio López… Hay mil que me gustan. 

    El aspecto visual lo cuidas mucho. Tus clips son preciosos y la lista de directores también, ¿cómo los conoces o de dónde los sacas?

    Me alegra que te gusten, gracias. Algunos son amigos y otros los encuentro en Internet, en Instagram… Lo típico: ves trabajos que te gustan y les contactas. Eso y poder estar en contacto directo con la gente es lo único que salvo de las redes sociales, la verdad. 

    De todos los países en los que has estado de gira, ¿Cuál es el que más te ha sorprendido?

    Creo que es Eslovenia por pura ignorancia, porque no tenía ni idea de cómo era y es bellísimo. 

    Tienes una canción dedicada a Coki, tu amiga en Charades. Tulsa (tu ex compañera en Electrobikinis) también tiene una canción que habla de la amistad en su último disco. Es algo muy poco frecuente en el pop o el rock.
¿Por qué crees que es?

    También la canción “Cualquier día” de mi último disco habla de la amistad y metí extractos de conversaciones con mis amigos al final del tema. ¿Es un tema poco habitual? Nunca lo había pensado; 

    Quizá no se trata por miedo a parecer ñoño o por si es algo muy cotidiano, no lo sé. Para mí la amistad es de lo más importante de la vida.

    Por cierto, los Beach Boys tienen un disco que se llama Friends, es mi segundo disco favorito de ellos, ¡lo recomiendo!

    Hace tiempo Cabeza de Fuego se mostraba entusiasmado con tu anterior álbum y declaraba desear conocerte entre alabanzas ¿Le has conocido ya?

    Él no lo recordaba pero nos conocimos en el Festival Serie B de Pradejón hace un millón de años. Pero bueno, oficialmente nos hemos conocido hace tres meses, cuando Atom Rhumba me invitaron a tocar con ellos en Bilbao. Me pareció majísimo y súper lindo.


    Foto: Alba Yruela