«Es muy sano para mí poder permitirme mandarlo todo al guano cuando quiera»

    tulsa1

    ENTREVISTA A TULSA

    -Estuvo de finalista en Premio Ruido ByStubHub con su disco  “La calma chicha” en 2015. Sea sincera, ¿Le gustaría haber ganado o como creadora está por encima de los triunfos terrenales?

    No me acuerdo de quién lo ganó, con eso lo digo todo. Sí que me hizo ilusión estar nominada porque esto es un diálogo, las nominaciones son una señal de que lo que has dicho le ha llegado a alguien. Nada más o nada menos. Y también es posible que me jodiera un montón no habérmelo llevado, que todavía cuando veo a El Niño de Elche sienta un ligero resquemor pero que tenga que decir que no me importa nada.

    -Sabemos que no se dedica a la música a tiempo completo. ¿Qué ha tenido que sacrificar para seguir haciendo canciones?

    No siento que haya sacrificado nada, al revés, me ha dado todo lo precioso que tengo. Me gusta tener ese compromiso a medias con la música, entrar y salir de la profesión cuando me apetezca porque tiene muchos sinsabores pretender que te paguen bien o que te contraten en los festivales, que te pongan en un horario amable.. es muy sano para mí poder permitirme mandarlo todo al guano cuando quiera, la mera posibilidad de hacerlo hace que no lo haga y que me mantenga ahí. A muchos les parecerá una actitud snob o poco comprometida, probablemente lo sea, pero a mi cabeza le sienta mejor. Por ejemplo, me identifico con la forma en que vivía Juan Benet la literatura, él era ingeniero de caminos y decía que le bastaba con tener 3.000 lectores, para conservar cierta estructura sin sufrir los engorros de una fama mayor. A mi me gusta que nadie sepa quién soy, aunque a la vez me gusta llenar las salas y me gustaría que me pagaran como a C. Tangana, pero la fama la llevaría muy mal, creo que sería muy borde con todo el mundo, no sé.

    -Ahora se habla todo el rato de autoficción. ¿Son sus discos un diván? ¿Sirve de auto terapia o la música no es suficiente para curar los traumas personales?

    Toda expresión artística es un intento de entender lo que nos rodea, las canciones también nacen de ahí, aunque en esencia tienen que ser inútiles, nos alivian cuando no lo pretendemos y nos ayudan a entender cosas cuando dejamos que hable el inconsciente a través de ellas, pero no lo tenemos que buscar.

    -No sé si sus canciones son verdad o verosímiles, pero dan la impresión de que lleva una vida emocionalmente muy agitada. ¿Su vida daría para una serie?

    Ah, ¿sí? Tengo mis escollos pero nada del otro mundo. Todo verdad pero con comillas.

    Daría para una serie de corte realista, con poquita acción, comedia romántica con tendencia al patetismo.. Judd Apatow me podría hacer un par de capítulos, como a cualquiera, todas las vidas son potencialmente seriables.

    -Como buena mujer del norte, ¿Es amante de la buena mesa?

    Madre mía, amante no, me casaría con una buena mesa.

    -Hace muchos años, tocaba en una banda de punk, Electrobikinis. ¿Aceptaría una reunión para un concierto o una pequeña gira?

    Buff, tendríamos que hacer un nuevo disco porque aquel que hicimos no se sostiene por ningún lado si no tienes 18 años. No creo que fuera viable, la verdad.

    -Si le digo que su música ha pasado de estar emparentada con la de Nacho Vegas a estar (en alguna canción) vinculada con la de León Benavente…¿Qué me diría? 

    No lo había pensado pero tiene sentido. Cuando empecé a escribir en castellano sin duda me influyó mucho Nacho Vegas, ahora me relaciono mucho y disfruto mucho con León Benavente así que si no estoy muerta es normal que se cuelen en mi pulso.

    -¿Sigue manteniendo contacto con Enrique Bunbury? 

    Pues no, aunque le tengo cariño en la distancia y un íntimo agradecimiento por haberme invitado a cantar esa canción bellísima de Jeannette.

    -¿Qué es lo que tiene su primer disco que no se reconoce en él? Y ¿Qué tiene el último para que nos guste tanto?

    El primero era una pura evacuación, tiene algo tierno por su inconsciencia y esa exposición tan radical, pero ahora no me interesa hacer eso. Encuentro más placer en distanciarme de mis cosas y en buscar palabras precisas y arreglos mejores.

    El último es Centauros, que es un disco que me encanta, pero no ha sido muy escuchado, salió en el momento en que había que prestar atención al tsunami urbano y ha pasado desapercibido, hasta para mí misma quizá, embelesada por las nuevas hornadas tan potentes que han llegado. Es normal y bonito que esto pase.

    -Las #SesionesRuidobyStubHub son un formato ideal para ofrecer algo distinto. ¿Puede adelantarnos algo del concierto?

    Lo único que puedo decir es que me va a pillar en bragas, supongo que es el objetivo, y que salga de ahí algo a medio hacer, crudo, fresco, embrionario, accidental…hemos venido a jugar.

    ¡Muchísimas gracias por su tiempo y mucha suerte en todo!